Team Vestas, la historia de un naufragio

Team Vestas, historia de un naufragio

Team Vestas, historia de un naufragio.

Es un milagro que toda la tripulación del Team Vestas siga con vida tras el naufragio en el arrecife de Carajos, en medio de la nada, oscuro y navegando a una velocidad de 19 nudos (35 Km/h), pasando a cero en un instante.

La embarcación quedó destrozada por las rocas de coral, en el inmenso océano índico, a 430 Km de tierra firme.

Team Vestas, la historia de un naufragio

Fue un error humano el que puso en peligro a los 9 tripulantes.

Todo ello transcurrió en la oscuridad de la noche y los 9 supervivientes, desconcertados, pensaron en ponerse en modo supervivencia hasta que empezase a amanecer, cosa que no ocurrió.

Nicholson, lider de la tripulación comentaba: “unas dos horas antes de que se hiciera de día, el bulbo de la quilla se rompió y el barco se inclinó un montón de golpe. Fue entonces cuando desapareció la popa del barco, adiós, se fue, la cubierta empezó a doblarse y el barco se inclinaba cada vez más, así que decidí que nos bajábamos”.

Team Vestas, la historia de un naufragio

Abandonaron el barco y comenzaron a caminar por las peligrosas aguas que rodean el arrecife, infestada de tiburones, hasta encontrar una pequeña zona seca, donde sí pudieron por fin ver amanecer. Un barco de los guardacostas los rescato a primera hora del día siguiente, para trasladarlos a un pequeño islote, el Isla Sur.

Disponían de un teléfono vía satélite, que era el único canal de comunicación con la civilización.

En una de sus comunicaciones con la organización de la Volvo Ocean Race, narra  Chris Nicholson: “Mira, ehm, estoy aquí en un barco embarrancado en una isla desierta, que es bonita, estoy sentado en la oscuridad porque hemos apagado el generador hace una hora. He hecho muchas llamadas con el teléfono satelital en la noche más bonita que creo que he visto nunca, ya es oscuro. La noche pasada, por el contrario, fue una de las peores de mi vida.”

Team Vestas, la historia de un naufragio

Clic para leer toda la conversación: Volvo Ocean Race & Chris Nicholson

Un día más tarde, un avión de los guardacostas de Mauricio lanzó coca-cola, chocolate y galletas. Pudieron rescatarlos antes, pero la tripulación del Vestas, debía regresar a la embarcación y recuperar todo el material posible.

El tercer día, por fin un pesquero, el ‘Eliza’, fue el encargado de trasladar a los náufragos a Isla Mauricio, la cual se encuentra a un día de navegación.

“Estoy muy decepcionado, claro”, declaraba Nicholson. “Pero, por otro lado, tenemos que darnos cuenta de la suerte que hemos tenido de que nadie haya resultado herido, de estar bien; es increíble, hay muchas emociones en estos momentos”. “Los pasados cuatro días han sido todo un reto y estoy muy orgulloso de toda la tripulación, de su profesionalidad, compostura, y resistencia”.

BARRA-SEPARADORA

 Vídeo resumen de la odisea:

 

 

 

Be social...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Leave a Comment

Visita mi página de FacebookVisita mi página de FacebookVisita mi página de FacebookVisita mi página de Facebook
Translate »